Written by mpales

¿Dónde están las mujeres artistas?

La Historia del Arte la han protagonizado infinidad de mujeres. Han sido fuente inagotable de inspiración para infinidad de artistas, convirtiéndose en sus musas y en las protagonistas de algunos de los cuadros más icónicos de todos los tiempos. Solo hace falta pensar en la Mona Lisa de da Vinci, la Venus de Botticelli, las majas de Goya o las bailarinas de Degas. Paradójicamente mientras las mujeres se dejan ver en las paredes de los museos, muy pocas son las que firman las obras que cuelgan de ellas. La pregunta resulta inevitable: ¿dónde están las mujeres artistas? La concepción decimonónica de la mayoría de los manuales de historia del arte las excluyó a pesar de contar con mujeres retratistas de Corte, escultoras de cámara o pintoras religiosas. Además de esta visión sesgada de la historiografía, las enormes dificultades de acceso a la profesión marcaron definitivamente la trayectoria de estas mujeres que llegaron a tener vetado el acceso a las Academias. Sin poder formarse, ¿cómo iban a poder desarrollar su personalidad artística? Para comprender su lucha resultan sumamente ilustrativas sus biografías, en las que se muestran las dificultades a las que tuvieron que sobreponerse para ejercer su profesión o cómo tras su muerte o tras un breve momento de gloria sus figuras cayeron en el olvido. Fueron silenciadas y censuradas y su rescate del olvido merece todo nuestro empeño.

De hecho, la lucha para que las mujeres artistas tengan la presencia que les corresponde en los museos abarca ya décadas de tradición. Hasta el momento, en la gran mayoría de ellos las obras firmadas por mujeres terminan destinadas a coger polvo en los almacenes.  Hoy en día artistas contemporáneas siguen luchando, con el talento como arma, para que las mujeres consigan el hueco que merecen dentro del mundo del arte. De hecho, el trabajo llevado a cabo por estas artistas unido a la labor de investigación y recuperación realizado por múltiples historiadores e historiadoras del arte empieza a dar sus frutos. Solo hace falta dar un repaso a la programación expositiva para este año y el próximo para darse cuenta de la reacción de las instituciones a este cambio de paradigma.

Desde Setdart nos sumamos a esta voluntad de cambio dando visibilidad y reivindicando el trabajo de artistas femeninas como Lita Cabellut, Carmen Calvo, Lidia Vives o Valeria Pesce.

Lita Cabellut De origen gitano, Lita nació en la pequeña localidad de Sariñena, en Huesca, en una familia con graves disfuncionalidades. Abandonada por sus padres, fue criada por su abuela, en la ciudad de Barcelona. Las Ramblas, el mercado de la Boquería, el Port Vell y la Plaza Real, lugares repletos en la época de outsiders, artistas y personajes de la farándula, pero también de turistas, fueron el escenario de su infancia, marcada por la dislexia y la necesidad, en ocasiones, de mendiga. A través de la rotundidad de sus trazos y de la profundidad de sus ideas estéticas ha conseguido crear un combativo estilo pictórico de patrones estéticos muy sólidos y personales

Carmen Calvo Carmen Calvo es una artista conceptual española que ha contribuido a enriquecer el panorama del arte contemporáneo en Valencia. Su interés por la arqueología y el haber trabajado de joven en una fábrica de cerámica quedan reflejados en su obra, que incluye fragmentos de cerámica y barro. La diversidad de materiales es uno de los rasgos más personales de su obra, en la que confluyen objetos surrealistas, la descontextualización Dadá y la sobriedad del Arte Povera

Lidia Vives Licenciada en Bellas Artes y especializada en imagen, Lidia Vives es fotógrafa artística. Su trabajo se caracteriza por el ambiente pictórico, el manejo del color y el carácter onírico que logra transmitir. Su mayor interés en el momento de crear una imagen no es sólo el efecto técnico, sino también el anecdótico. Le interesa que la gente interprete su fotografía, crear dudas

Valeria Pesce De origen italiano, Valeria centra su interés en el cuerpo en osmosis con el agua, donde los colores son los vectores de las emociones y sentimientos. Sus figuras flotan en un cielo líquido sin gravedad, siguiendo movimientos arcaicos e intuitivos.

Asimismo, queremos homenajear con este artículo a las representantes femeninas que han hecho historia en el mundo del arte, tanto por su destreza artística como por su desafío a los convencionalismos de su época. Gracias a su talento, esfuerzo y rebeldía han logrado formar parte de la historia del arte.

Ende, se trata de la primera mujer “artista” que deja una huella explícita de sí en la historia de Europa occidental. Fué una iluminadora de manuscritos activa en el norte de España a fines del siglo X.

Clara Peeters. Pintora flamenca considerada una de las iniciadoras del bodegón o naturaleza muerta en los Países Bajos. Se caracterizó por popularizar el uso del autorretrato escondido en objetos de las naturalezas muertas que muchos otros artistas emularían. En el mundo se conservan unas 30 obras atribuidas a esta pintora que fue una de las pocas mujeres artistas activa en Europa durante la primera mitad de siglo XVII. En 2016 Clara Peeters se convirtió en la primera mujer pintora protagonista de una exposición en el Museo del Prado.

Sofonisba Anguissola fue una pintora italiana considerada la primera mujer pintora de éxito del Renacimiento. Su trayectoria resultó un precedente para varias mujeres artistas que habían sido excluidas de la enseñanza académica, de gremios y talleres y del mecenazgo papal.

Lavinia Fontana fue una pintora italiana del primer barroco, convirtiéndose en una de las más importantes de su época, llegando a ser incluso pintora oficial de la corte del papa Clemente VIII.

Artemisia Gentileschi, fue una pintora barroca italiana, representante del caravaggismo. Hija del también pintor toscano Orazio Gentileschi muchos de sus cuadros fueran atribuidos a su padre o a otros artistas varones Las figuras protagonistas femeninas de su pintura tienen una actitud especial de coraje y llenas de fuerza física y moral que se resisten a ser controladas

Angélica Kauffman Sus retratos lograron tanta fama y sus avances en el arte fueron tales que en 1765 fue nombrada miembro de la Academia de San Lucas. El suyo es un claro ejemplo de artista con talento, prolífica y valorada en su época pero olvidada por completo  posteriormente.

Camille Claudel. escultora francesa representante del realismo y expresionismo.  Compañera de Rodin durante años, se dudó de su capacidad artística llegando a afirmar que sus creaciones eran obra de Rodin o realizadas con su ayuda. Era impensable que una joven de aspecto dulce y frágil fuera capaz de crear esculturas tan rotundas e impactantes.

Frida Khalo  a pesar que ser en la actualidad una de las artistas con más presencia en el circuito del arte, su  obra alcanzó fama y verdadero reconocimiento internacional después de su muerte, especialmente a partir de la década de 1970.

Georgia O’Keefe artista estadounidense, conocida en especial por sus pinturas de flores, rascacielos de Nueva York y paisajes de Nuevo México. O’Keeffe ha sido reconocida como la “Madre del modernismo americano”. Recibió aceptación sin precedentes como una artista femenina del mundo de las bellas artes debido a sus poderosas imágenes gráficas.

Berthe Morisot fue la primera pintora que se unió al impresionismo, pero es, efectivamente, una de esas figuras relegadas por la historia del arte durante todo el siglo XX. Actualmente se ha reivindicado la importancia de las pintoras impresionistas y de Berthe Morisot, hasta hace poco ninguneada y tratada como simple discípula de Manet,

Maria Blanchard fue una de los principales artífices del desarrollo de la pintura cubista a principios del siglo XX pero sin embargo fue menospreciada en su país natal. Olvidada durante mucho tiempo, su obra comienza ahora a ser valorada como merece. Su doble condición de mujer y pionera contribuyeron a sepultar de manera injusta su legado.

Lee Krasner vivió siempre bajo la alargada sombra de su marido Jackson Pollock, A pesar de ser una artista del expresionismo  abstracto, su obra contiene diversas variaciones, motivadas por su estilo crítico y la negativa a centrarse en un estilo único.  Estas variaciones ayudaron a crear un estilo propio y a diferenciarla de otras artistas de su época

Hilma af Klint artista sueca y pionera del arte abstracto. Fue una innovadora radical de un tipo de arte que daba la espalda a la realidad visible. Desde 1906 desarrolló un lenguaje abstracto años antes de que apareciera la obra de Wassily Kandinsky, Piet Mondrian y Kazimir Malévich.

 Mela Muter. artista polaca de las más reconocidas en el París de los años veinte y treinta, se le había dicho que pintaba “como un hombre”. Su arte, muy a menudo lejos de lo que se suponía que tenían que pintar las mujeres, era de un realismo luminoso y vibrante, que fue absorbiendo las tendencias postimpresionistas europeas

Madame d’Ora. Dora Kallmus, Madame d’Ora (1881-1963), fue una de las primeras mujeres en abrir un estudio fotográfico en Viena en 1907. Su primer retrato se lo hizo a Gustav Klimt en 1908, el último a Picasso en 1956. Para ella posaron Chagall o Maurice Chevalier

 

 

Webs de interés

https://www.clarkart.edu/Mini-Sites/Women-Artists-in-Paris/About-the-Artists

http://advancingwomenartists.org/

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies