ISMAEL GONZALEZ DE LA SERNA: ENTRE LA TRADICIÓN Y LA MODERNIDAD

Entre las obras que componen nuestra próxima subasta de arte contemporáneo contamos con esta pareja de magníficos lienzos (35208782 y 35208773) de uno de los artistas españoles más singulares que nos ha brindado el siglo XX: Ismael González de la Serna. En ellas, el pintor accitano hace gala de una característica libertad creadora que no admite un único encuadre estilístico, resultando imposible adscribirlo dentro de un movimiento concreto.  Su espíritu curioso y su afán por explorar nuevas vías expresivas lo llevaron a experimentar con diversos de los «ismos» sin detenerse en ninguno.

Su bagaje artístico, está íntimamente ligado a tres ciudades que serán claves para el desarrollo de su personalidad creativa . En Granada, ciudad a la que se traslada con tan solo un año, forjará una estrecha relación con algunas de las principales figuras que constituyeron uno de los focos intelectuales más importantes de la época.  La influencia de la Generación del 27 en la que destacaba la figura del poeta Federico García Lorca, se refleja en la fuerte carga poética y metafórica que subyace en todas sus obras y muy especialmente en aquellas de tendencia expresionista. Años más tarde, el joven de 16 años se instala en Madrid, ciudad fundamental en su formación plástica gracias a las continuas visitas que realiza al Museo del Prado. En él, trabaja como copista de artistas como El Greco, Tiziano, El Bosco o Francisco de Zurbarán, cuyos bodegones serán decisivos en su futura predilección por esta temática. Será también en la capital dónde descubrirá el impresionismo francés, influencia que desde entonces permanecerá siempre latente.

Sin embargo, no fue hasta su marcha a Paris en el año 1921 que se abrió ante sí el universo infinito de posibilidades que constituyen las Vanguardias llegando a formar parte de la conocida como “Escuela de París”. En pleno corazón de la modernidad artística y la bohemia, entabló relación con Juan Gris, Soutine o Picasso quienes le consideraron uno de los artistas emergentes de mayor relieve y proyección. Así lo demuestran palabras como las que le dedica su amigo Picasso: «he   aquí por fin un pintor, uno verdadero. Es tan grande como Juan Gris…”.

Lote: 35208782. Final de subasta : 04 Febrero. ISMAEL GONZÁLEZ DE LA SERNA. "En la playa", 1927.
Lote: 35208773. Final de subasta : 04 Febrero. ISMAEL GONZÁLEZ DE LA SERNA “Somni”. 1927.

SUBASTA EL 4 DE FEBRERO

Autorretrato de De la Serna, de sus comienzos.

Su obra inicia así, un camino que transitará entre diferentes vanguardias artísticas como el simbolismo, el surrealismo, el cubismo o el expresionismo, tomando de cada una de ellas aquellos elementos que le impulsaban, en su búsqueda de la verdadera esencia del arte, hacia nuevos caminos expresivos. En este sentido, los dos lienzos que presentamos son un claro ejemplo de esta extraordinaria capacidad a la hora de asimilar y reinterpretar los diferentes estilos en los que se sustenta su obra. No obstante, estas diferentes estéticas no siguen un hilo cronológico, sino que representan diferentes campos de actuación paralelos que coexisten en una misma obra. Ambas pinturas, además de evidenciar este eclecticismo vanguardista, constatan, su exquisito tratamiento de las formas, basadas en un vigoroso dibujo, que conjuga con un extraordinario dominio del color y la luz. En ellas, también podemos percibir su admiración e interés por La Antigüedad clásica manifestada aquí, a través de la introducción de elementos neoclásicos de carácter picassiano. De hecho, la huella que el genio malagueño imprimió en el imaginario artístico de González de la Serna se hace tangible en este caso en la tres monumentales figuras que corren por la playa en clara alusión a obras como “La carrera», realizada pocos años antes por su amigo en su periodo clasicista. Ambas obras, presentan rasgos comunes evidentes tanto en el gigantismo y pureza que desprenden las figuras, como en el tratamiento cromático dominado por la aplicación de tonos puros como el azul y el blanco.

Todo ello hace de Ismael González de la Serna una de las personalidades artísticas más notables del pasado siglo.

Descúbrelo en nuestra próxima subasta del día 4 de febrero.