IMPORTANTE SUBASTA DE VINOS FRANCESES. 14 de junio

El coleccionismo de vinos cuenta con una sólida e ilustre tradición en el mercado gracias a su contrastado valor como inversión.

La subasta que presenta Setdart el próximo 14 de junio brinda la oportunidad de hacerse con algunos de los caldos franceses más deseados con una selección de Burdeos y Borgoña que destaca por incluir las marcas más buscadas por los coleccionistas de todo el mundo. Entre los Borgoña se puede encontrar Romanée -Conti, La Tâche, Echêzeau, Grand Echêzeau o Richebourg y entre los Burdeos, Petrus, Château Lafite, Chateau d’Yquem, Château Latour, Mouton Rothschild, Haut Brion o Cheval Blanc, donde destacan formatos Magnum, doble y triple Magnum.

Una oportunidad para no dejar escapar.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE LA PROCEDENCIA DE UNA COLECCIÓN DE VINOS?

La procedencia de un vino (su origen, ciclo de vida y almacenamiento) es de suma importancia al comprar y vender en una subasta.

¿Qué es lo primero que se busca en una botella de vino? ¿La región? ¿El productor? ¿La vendimia? Cuando se trata de comprar en una subasta, hay un elemento de la identidad de un vino que es más importante que todos estos criterios juntos, porque si la procedencia de un vino -su origen, ciclo de vida y almacenamiento- no es inmaculada, ni siquiera se puede salvar la mejor cosecha de la más grandiosos grand crus. Para los coleccionistas de vino serios, la procedencia es primordial.

El ciclo de la vida de una botella.

Los vinos son entidades vivientes que respiran y, al igual que los humanos, los mejores desarrollan el carácter con la edad. Pero para hacerlo, necesitan evolucionar en condiciones óptimas. Si un vino está destinado a consumirse en 20, 30 o incluso 50 años, se debe cuidarlo bien. Es como un niño, necesitas cuidarlo. Y los vinos, como los niños, no se adaptan bien a los trastornos.

La pausada toma de aire en los vinos sellados con un corcho permite una maduración lenta y constante. Colocados sin ser molestados en un lugar oscuro y fresco, a 12-14°C constante es ideal, los vinos finos desarrollarán gradualmente sabores secundarios y terciarios que agregan maravillosas capas de complejidad a su fruta primaria. Pero es un proceso delicado. Si hace demasiado calor y el líquido se expande, provoca filtraciones, si luego la temperatura se enfría, el espacio de aire adicional en la botella acelera la evolución natural, a menudo en un grado deletéreo, conocido como «oxidación».

También hay otros factores que pueden tener un efecto atenuante. La sobreexposición a la luz opacará los sutiles matices de los vinos añejos; las variaciones bruscas de las condiciones, ya sea de temperatura, humedad o estabilidad, también tendrán un efecto adverso. El buen almacenamiento consiste en controlar la reacción química de un vino.

Bodega particular subastada por Setdart.
Petrus 2000, puntuado por Parker con 100 puntos, su máxima puntuación, que se licita en la próxima subasta de vinos.
Una botella Don Perignon Doble Magnum Vintage 1993 conservada en óptimas condiciones de luz, silencio y temperatura.

Las señales de un mal almacenamiento.

Hay ciertas señales clave que alertan inmediatamente sobre posibles problemas con botellas más antiguas. Los síntomas visibles más comunes de un almacenamiento deficiente son signos de filtración, niveles bajos, color deficiente y corchos encogidos, y el principal culpable de ello es la exposición a las fluctuaciones de temperatura. Un buen vino puede arruinarse por un mal almacenamiento. Así pues, como especialistas en Setdart, una vez hemos verificado la “corrección del vino”, es decir que es genuino, nos dedicamos a evaluar su estado.

Por tanto, las colecciones más codiciadas por nuestros especialistas para la venta en subasta son las que se han conservado en óptimas condiciones. También solemos favorecer las colecciones de un solo propietario, ya que el coleccionista siempre se preocupa por sus vinos y tiende a almacenarlos en condiciones impecables. A nuestros expertos les encanta inspeccionar esos sótanos que almacenan las colecciones porque darán mucha información sobre los vinos.

Los indicadores visuales son muy importantes. Entre ellos, el nivel del vino es fundamental. El vino es un líquido y, por tanto, propenso a la evaporación. Es lógico pensar que ésta aumentará con el paso de los años. Sin embargo, siempre que el nivel baje un centímetro de la base del cuello de la botella, debemos estar alerta. Cuantos más centímetros descienda, más probabilidades hay de que no lo vayamos a disfrutar.

Un Burdeos de 1982, por ejemplo, que debería tener una vida útil de 50 años si se almacena en un lugar fresco y agradable, uno esperaría que el nivel del vino esté en el cuello de la botella, y ese nivel indicaría un estándar satisfactorio de almacenamiento, sin embargo, si el nivel está uno o dos centímetros debajo del cuello, se podría sospechar alguna filtración causada por un almacenamiento deficiente, lo que lleva a una madurez avanzada y una oxidación potencial y, en el peor de los casos, el vino sabrá a jerez añejo.

Examinar la cápsula también es de suma importancia porque, si el corcho tiene filtraciones, el vino supurará por ahí. El deterioro de la cápsula siempre debe tenerse en consideración.

La etiqueta también nos da información más allá de lo que dice. Nuestro consejo es que no debemos preocuparnos mucho por la estética de las etiquetas. Una etiqueta impecable es agradable pero no necesariamente indica el estado del vino. De hecho, una etiqueta perfecta no siempre indica un almacenamiento perfecto.

Sin embargo, una etiqueta descolorida puede ser más una preocupación, ya que sugiere una sobreexposición a la luz. Las manchas de humedad tampoco son una buena señal.  De todas formas, muchas bodegas están más acostumbradas a las condiciones húmedas, las cuales que pueden destruir las etiquetas con moho, aunque debe tenerse en cuenta que la mayor humedad hace que las botellas sean menos propensas a gotear y esto, en ocasiones, se considera ideal. Muchas veces la humedad necesaria para la buena conservación de una botella de vino es contraproducente para la conservación de una etiqueta de papel.

Todas estas consideraciones deben ser de suma importancia, tanto para los compradores como para los vendedores.

¿Es usted el propietario de la bodega protagonista de la próxima subasta de vinos en Setdart?

¡Contacte con nosotros!

En Setdart realizamos subasta de vinos periódicamente. Si desea vender su colección de vinos, en Setdart nuestros expertos le aconsejarán la mejor estrategia a seguir. Envíe un correo a tasaciones@setdart.com, un whatsapp al número 638 388 127 o llámenos al 932 46 32 41.