Written by anaad

Paloma mágica de Lusesita, en subasta hasta el 29 enero

Paloma mágica.

Paloma mágica. ACCEDE A SUBASTA

33005949

“LUSESITA”, LASHERAS, Laura (Calahorra, La Rioja, 1979).
“Paloma mágica”.
Cerámica esmaltada a 1260 grados y tela de algodón.
Se expedirá certificado de autenticidad del artista a petición del comprador.
Medidas: 35 x 25 x 25 cm.
Laura Lasheras, conocida con el seudónimo “Lusesita”, cursa estudios de bachillerato de artes en Logroño y se especializa en cerámica en la escuela de artes y oficios de Zaragoza. Viaja a Barcelona en el 2004 para completar sus estudios haciendo cursos de torno, esmaltes y joyería contemporánea. Ha expuesto individualmente en Barcelona (galería Imaginart, 2010; Da Vinci, 2009; La Bóbila, Hospitalet, 2009; Can Sisteré, Santa Coloma, 2011) y ha participado en colectivas celebradas en París (galería Art de Rien, 2008; Feria Cutlog, 2009), Barcelona (galería Contrast, 2012; galería Ras, 2011), Navarrete (Feria Nace, 2012), Madrid (Imaginart, Art Room, International art fair, 2012); Monterrey (galería Drexsel, 2011), Corea (Kiaf International Art Fair, 2010), entre otras.

Lusesita ha encontrado en la cerámica el lenguaje que más se adecúa a sus necesidades expresivas. Con figuras de cerámica esmaltada y cuerpos de algodón narra en clave poética las vicisitudes de su vida. El trabajo artesanal es inseparable de su condición de artista. La suya no es la actitud provocativa y frívola de Jeff Koons, que utiliza la estética kitsch para ironizar sobre la cultura de la banalidad y el consumismo. Por el contrario, admira el trabajo de Jaime Hayón, quien transgrede el puritanismo que tiende a separar artesanía y arte, tradición y modernidad, cuando trabaja con humor la porcelana Lladró. También Lusesita ennoblece lo que tradicionalmente se ha considerado arte menor o folk. Su universo onírico, con sus lechos acochados y los mullidos cuerpos, con sus setas aliciantes, palomas mágicas y ninfas voladoras, tiene una contraparte ambigua. Quizás este lado inquietante procede del choque entre ese mundo de algodón y la vulnerable melancolía que expresan los rostros. La discordancia entre los torsos embutidos y las frágiles extremidades, entre los cuerpos lanosos y los semblantes querubínicos, empañan sutilmente la atmósfera hedonista. Lusesita nos impele a interrogarnos sobre nuestros prejuicios, navegando libremente entre el  erotismo refinado y la fábula infantil.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies