Colección de Juguetes antiguos.

Las casas más emblemáticas de fabricación de juguetes que se desarrollaron en la Europa de entreguerras, están representadas en la colección que Setdart licita estos días en su galería online: un mundo en miniatura conformado por elegantes limusinas, descapotables de Citroën, trolebuses, motos con sidecar, coches Rico de los años veinte y treinta, figuras circenses y todo tipo de personajes de la casa alemana Günthermann…

En territorio español, fue sin duda la fábrica Rico, formada en 1910 con antiguos trabajadores de Payá Hermanos, la que mayormente conquistará los pequeños corazones y atravesará fronteras nacionales en el transcurrir de las décadas.

En Alemania, sin duda fue la casa Günthermann una de las más prestigiosas y prolíficas en la variedad de sus juguetes. Siegfried Günthermann abrió su taller en 1877, y empezó a surtir a los más pequeños con exquisitas piezas artesanales de hojalata: brigadas de bomberos, carruajes, coches de carreras.

Otro nombre destacado en la historia de los juguetes de hojalata es el francés Charles Rossignol, quien a partir de los años setenta del siglo XIX empezó a desplegar un mundo paralelo a pequeña escala con su reproducción perfecta de los más atractivos modelos de automóviles. Es el caso del coche berlina incluido en estas subastas .

También franceses eran los hermanos Kosmann, fundadores de Joustra, «Juguetes de Estrasburgo», que en los años treinta y cuarenta fabricaron todo tipo de autómatas, limusinas americanas, tractores y grúas, o trolebuses urbanos.

Una nota curiosa procede del fundador de Citroën, quien vio en las réplicas en miniatura de sus coches una fantástica herramienta de marketing, un modo de ir creando clientes potenciales para la siguiente generación. Es el caso del coche en hojalata pintada en rojo y negro, con ruedas delanteras direccionales .

En definitiva, una cita ineludible para los amantes de los juguetes antiguos y los automóviles de colección.