Subasta Colección Grabados Dalí

Salvador Dalí era un ávido lector, y como es de esperar para una imaginación turbulenta como la suya, nunca se conformaba con el primer nivel de lectura. Sus ilustraciones se nutrieron siempre de un rico acervo literario en el que la mitología griega, el universo cervantino y algunos pasajes evangélicos eran atravesados por una mente genuinamente surrealista.

No es de extrañar que el Quijote, con su mezcla de realidad y ficción, fuera uno de sus personajes predilectos. En la colección de obra gráfica de Dalí que Setdart Subastas licita en estas fechas  el personaje cervantino no podía faltar (véase lote 35103932), así como otros personajes y temas en los que el genio ampurdanés incidiera una y otra vez.

Así, los grabados aquí reunidos (prácticamente todos ellos referenciados en el “Catálogo oficial de obra gráfica de Salvador Dalí”) ofrecen una panorámica por los temas que le interesaron: la mitología griega (El juicio de Paris, Eros y Afrodita…, por ej. 35103929, 35103922), originales reinterpretaciones de personajes y acontecimientos bíblicos (Elías, las Doce Tribus de Israel… por ej. 35103923), Quevedo (35103928)…

Lote: 35103932. 
“Don Quixotte”, 1957.
Lote: 35103932. “Don Quixotte”, 1957.

Salvador Dalí fue uno de los máximos exponentes del movimiento surrealista. Su trabajo influyó enormemente en el rumbo del surrealismo durante los años veinte y treinta, siendo aclamado como creador del método paranoico-crítico, esencial combinación de lo real con lo imaginario. Durante sus primeros años, Dalí descubre la pintura contemporánea durante una visita familiar a Cadaqués, donde conoce a la familia de Ramón Pichot, artista que viajaba regularmente a París. Siguiendo los consejos de Pichot, Dalí empieza a estudiar pintura con Juan Núñez. En 1922, Dalí se alojó en la célebre Residencia de Estudiantes de Madrid para iniciar estudios de Bellas Artes en la Academia de San Fernando. Sin embargo, antes de sus exámenes finales, en 1926, fue expulsado por afirmar que no había nadie en la misma en condiciones de examinarle. Ese mismo año Dalí viaja a París por primera vez. Allí conoció a Picasso, y asentó algunas características formales que se convertirían en distintivas de toda su obra desde entonces. Durante este periodo, Dalí celebró exposiciones regulares tanto en Barcelona como en París, y se unió al grupo surrealista afincado en el barrio parisino de Montparnasse. El pintor desembarcó en América en 1934, gracias al marchante Julian Levy. A raíz de su primera exposición individual en Nueva York su proyección internacional queda definitivamente consolidada, y desde entonces mostrará su obra y dará conferencias por todo el mundo. La mayor parte de su producción está reunida en el Teatro-Museo Dalí de Figueras, seguida por la colección del Salvador Dalí Museum de St. Petersbug (Florida), el Reina Sofía de Madrid, la Salvador Dalí Gallery de Pacific Palisades (California), el Espace Dalí de Montmartre (París) o el Dalí Universe de Londres.

 

Lote: 35103928 “Visiones de Quevedo”, 1975.
Lote: 35103923. “Doce tribus de Israel”, 1972.
Lote: 35103929. “El juicio de Paris”, 1963.
Lote:35103922. “Venus y el amor”, 1970.