casas
Written by anaad

El modernismo catalán, el dibujo como germen de creación

La vida artística barcelonesa de las postrimerías del siglo XIX rebullía de innovación y vanguardia. En los años 90 abrió sus puertas en la capital catalana la cervecería «Els Quatre Gats», al tiempo que en Sitges se inauguraba Cau Ferrat (1894). En esta década se creó asimimo el Cercle Artístic de Sant LLuc (1893) y se  celebraron las Exposiciones Generales de Bellas Artes e Industrias Artísticas.
RAMON CASAS

Ramon Casas. ACCEDE A SUBASTA 35216021

Coetáneo a Le Chat Noir parisino, en Els Quatre Gats se reunían las principales figuras del modernismo catalán: los pintores Ramon Casas, Miquel Utrillo, Joaquín Mir Trinxet… El cartelismo conoció en Barcelona un desarrollo sin igual, inspirado en los carteles art nouveau de la época, y que dejaría constancia gráfica de los eventos que se celebraban en el local. Igual de importantes serían las revistas literarias y artísticas que irían publicándose en estas animadas tertulias, que recogerían dibujos de Casas, Santiago Rusiñol y Utrillo, entre otros.

A la publicación «Quatre Gats» seguiría «Pèl i Ploma«, la revista más emblemática del grupo, ilustrada y financiada por Ramon Casas, siendo Utrillo el principal redactor. El retrato, sobre todo femenino, fue uno de los géneros predilectos de Casas, no sólo en sus ilustraciones impresas sino también en dibujos que realizaba para obsequiar a los suscriptores de Pèl i Ploma.

Si en el retrato el dibujo alcanza un especial refinamiento, en temas más imaginativos inspirados en ninfas griegas u otras figuras mitológicas logra liberarse completamente de la sujeción clásica de la forma. Opta entonces por emular los caprichos de la naturaleza, con énfasis en la curva, la espiral, los cuerpos bulbosos y rizomáticos.

Alexandre de Riquer

Alexandre de Riquer, cartel

De hecho, el dibujo conoce en la época modernista una verdadera revolución, siendo la base para el desarrollo de las otras artes: no sólo de la pintura, sino también de los diseños organicistas de la arquitectura de Gaudí y de las delicuescentes criaturas en mármol o los delicados bustos femeninos del escultor Josep Llimona .
Así, sobre el papel nacen las formas gráciles y delicadas inspiradas en la naturaleza, pero libremente recreadas. Las imágenes femeninas en actitudes gráciles, de largos cabellos ondulados y envueltas en el misterio, serán una constante.
La sensualidad y el hedonismo también se extenderá a la descripción de los ambientes urbanos. París, capital del arte por aquel entonces, era la meca de dibujantes catalanes como Xavier Gosé, gran cronista de la modernidad, retratista de la alta sociedad parisina. Sus ilustraciones se publicaron a menudo en revistas barcelonesas como L’Esquella de la Torratxa, y realizó exposiciones en Els Quatre Gats.
Otra figura cuyo cosmopolitismo contribuyó a enriquecer el ambiente local fue Alexandre de Riquer, quien en Londres quedó fascinado por el prerrafaelismo inglés, cuya influencia supo combinar con la de la estampa japonesa y con los estilizados dibujos de Aubrey Beardsley, lo que fructificaría en carteles e ilustraciones novedosas y singulares.
Las sinergias entre Londres, París y Barcelona fueron constantes, siendo la ciudad catalana pionera y la más vanguardista dentro del territorio español.

35108808-OPISSO

35086582-Carta de Picasso a Utrillo

35108814-JOAQUIN SUNYER DE MIRÓ

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies