“El Llobregat desde Montserrat" Anglada Camarasa en subasta.

El macizo rocoso de Montserrat es uno de los parajes más bellos y sugerentes del territorio catalán. En el lienzo que aquí presentamos, Anglada Camarasa ha optado, sin embargo, por tomar como encuadre una de las vistas panorámicas que se disfrutan desde su cima en lugar de mostrar la típica estampa de su cordillera recortándose bajo el cielo.

Este lienzo, incluido en varios catálogos razonados del artista (p. ej. el editado por Polígrafa, Barcelona, 1981, con textos de Francesc Fontbona y F.Miralles) atestigua la audacia compositiva y la libertad de trazo que Anglada Camarasa había asumido en su obra de madurez, y sobre todo, su capacidad para transmitir el sublime silencio de un paraje con los mínimos elementos plásticos.

La singular orografía es magistralmente captada, al combinar pinceladas fluidas y texturas generosas, así como tramas de distintas calidades y gamas que viran en gradaciones de tonos siena y aceitunados. El carácter escultórico de los riscos ha sido realzado por el estudiado modelado lumínico, una luz suave del atardecer que imprime matices sutilmente anaranjados a la superficie. El río Llobregat serpentea discretamente, estando sus riberas ribeteadas de árboles. Bajo el pulso de este gran pintor, un halo de misterio impregna el mundo natural.

Lote: 35011220. HERMENEGILDO ANGLADA CAMARASA (Barcelona, 1871 – Pollença, Mallorca, 1959). “El Llobregat desde Montserrat”, ca.1938.

Hermenegildo Anglada Camarasa (Barcelona, 1871 – Pollença, 1959) es el pintor con mayor trascendencia internacional del postimpresionismo español. Inicia su formación con Tomás Moragas, para luego continuar en la Escuela de La Lonja de Barcelona como discípulo de Modesto Urgell, a quien siempre proclamó como su gran maestro, pese a que su estilo de madurez resulta muy distinto al de Urgell. En este periodo de formación la obra de Anglada Camarasa muestra un claro interés por el paisaje y la figura humana. Tras un breve contacto con el grupo de “Els Quatre Gats”, en 1894 se traslada a París, donde su estilo recibirá la influencia de Degas, Toulouse Lautrec, el fauvismo y el orientalismo. En la capital francesa continúa su formación en las academias de Julian y Colarossi, en las que recibe clases de Laurens, Constant y Girardot. Francia fue para Anglada Camarasa la plataforma de su lanzamiento internacional. Su exposición individual en la Sala Parés de Barcelona en mayo de 1900, y su paso por “Els Quatre Gats”, aportaron al modernismo catalán un conocimiento directo de lo que era la pintura más moderna de París, circunstancia que fue determinante en el giro del joven Picasso hacia la modernidad plástica. Aún en París, Anglada Camarasa ingresó en 1904 en la Société Nationale des Beaux-Arts, de la que será un miembro muy activo, participando asiduamente en sus exposiciones. Por estos años se instala en Montmartre, donde abrió una academia de pintura a la que acudieron, entre otros, María Blanchard y Tito Cittadini. En esta época se multiplica su actividad internacional y participa en las Bienales de Venecia de 1903, 1905 y 1907, recibiendo este último año la Medalla de Oro, premio que obtuvo también en la de Buenos Aires de 1910. En 1914 regresa a España y se establece definitivamente en Pollença, dedicado plenamente al paisaje. Sin embargo, no pierde de vista el circuito internacional y participa en la exposición del Instituto Carnegie de 1924. Ese mismo año fue invitado de honor en la Exposición Internacional de Pittsburg. Asimismo, contó con una sala individual en la Internacional de Barcelona de 1929. Fue nombrado Académico de Honor de la Real Academia de San Fernando en 1954, y tres años después obtuvo el premio de arte de la Fundación March.