La cultura mediterránea, su luz y alegría, impregnó el cine de Bigas Lunas, quien fue amante de Valencia y su carácter festivo. La atracción es mutua y la ciudad se engalana estos días para acoger el legado de un artista que no lo fue sólo tras la cámara.

La primera cita será en el IVAM, el 26 de septiembre, con la presentación de la pieza de videoarte «Mouche d’amour», un film póstumo del director barcelonés que podrá verse en la gira internacional «El ojo que mira» (a partir de mayo).

Para la ocasión se celebrará en el mismo museo una tertulia sobre arte contemporáneo («Nuevos paradigmas del arte»), cuyos ponentes se desplazarán después a la nueva sede valenciana de Setdart Subastas, invitados de honor al pre-vernissage de la exposición sobre Bigas Luna, centrada en su obra plástica.

Jam_n_Jam_n-866032877-large

La inauguración oficial, abierta al público, de la exposición de pintura, escultura y fotografía que Bigas Luna realizó a lo largo de la vida tendrá lugar al día siguiente, el viernes 27, en la misma sede de Setdart (calle Cirilo Amorós 55) y la subasta de dichas obras se realizará en el nuetro portal web Setdart.com, el próximo 10 de Octubre

Aunque es la faceta menos conocida del director, no es menos apreciada por los conocedores y coleccionistas de arte contemporáneo. Familiares y amigos atestiguaron sus intensas etapas creativas, en su huerto de Tarragona, donde se refugiaba entre rodaje y rodaje.

Si lo femenino, la sexualidad y la poética del deseo alimentaron su singular universo fílmico, similar pulsión vital hizo vibrar sus lienzos matéricos, sus collages y dibujos donde lo telúrico (semillas, raíces…) se encontraba con la naturaleza femenina (vulvas, labios…)

Próximamente en subasta

La exposición en Setdart cubre varias facetas creativas de Bigas Luna. Unas están más vinculadas a su filmografía (composiciones fotográficas  que parten del rodaje de «Jamón, Jamón» y de «La teta i la lluna») y al imaginario cinematográfico (desnudos voluptuosos en cinta de celuloide). Otras, de raigambre informalista, se concretan en pinturas de gran formato donde exploraba con espíritu autodidacta los efectos del tiempo sobre materiales, texturas y colores (véase la serie «Lonas»). En las obras de pequeño formato, como collages y dibujos (véase la serie «Llavors»), persiste la fascinación por la naturaleza, tanto matérica como humana.

En las salas de Setdart también podrá verse una escultura realizada con guiones de sus películas («Paquet de guions 537»). El director dejaba amasijos de papel escrito a la intemperie durante años, inmovilizados bajo piedras, y estudiaba con paciencia cómo la lluvia, el sol y el viento los solidificaba, erosionaba y cubría de una pátina que hoy puede contemplarse como metáfora de su imaginación condensada en este rimero de guiones atados con cuerdas.

En el imaginario de Bigas Luna, autor de películas valientes como «Caniche» y «Las edades de Lulú», la libido del amor y el pálpito de muerte encuentran su expresión en cada lenguaje, sean los símbolos oníricos en el cine, y los fluidos orgánicos en la obra plástica. Nuestra condición primaria (el sexo, el amor, la pasión y el deceso) fue el combustible de una poética que supo integrar lo local y lo universal.

Próximamente en subasta
Próximamente en subasta
Próximamente en subasta
Próximamente en subasta
Próximamente en subasta
Próximamente en subasta