// RIBERA CIRERA, Román (Barcelona, 1848 – 1935). Lote 33008351 | Setdart Subastas
Setdart Subastas, contactanos en los Telf: +34 932 463 241 Y 936 247 055 Y en Madrid 91 764 73 26
 
 

RIBERA CIRERA, Román (Barcelona, 1848 – 1935). Lote 33008351

33008351

RIBERA CIRERA, Román (Barcelona, 1848 – 1935).
“Bella dama en interior”.
Óleo sobre lienzo.
Firmado en el ángulo inferior derecho.
Medidas: 100 x 61 cm; 116 x 77 cm (marco).

Pintor catalán, Román Ribera estudia dibujo en la Escuela de La Lonja de Barcelona, y pintura en la academia de Pere Borrell. Amplía sus estudios en Roma, entre 1873 y 1976, y viaja y expone en Londres. En la capital italiana asiste a la Academia Chigi y se dedica a la pintura, pero evitando el contagio del amaneramiento academicista de la escuela romana.

En 1877 marcha a París, de la mano del marchante Goupil. Allí continuó su formación, esta vez estudiando directamente escenas de la vida callejera parisina. Un año después participará en la Exposición Universal de París, donde obtuvo un éxito decisivo gracias a las tres obras que presenta, de un notable verismo de raíz literaria. De esta temática pasa seguidamente a la plasmación de la vida elegante, en obras como “Salida del baile”, que alterna con escenas de género en la tradición barroca española.En 1881 tomó parte en la Exposición Nacional de Madrid, y en 1883 se le concedió la Encomienda de Isabel la Católica.

Tras doce años en París regresa a Barcelona, donde expondrá en el Centro de Acuarelistas, la Asociación Artística y Literaria y en las salas Parés y Rovira, así como en las Exposiciones Universal de 1888 y de Bellas Artes de 1894. Individualmente muestra asiduamente su obra en la sala Rovira y, en grupo, integrado en la Sociedad Artística y Literaria de Cataluña.

Formó parte de diversos jurados oficiales, y también de la Junta de Museos de Barcelona, en 1901. En 1915 fue nombrado Socio de Mérito del Círculo Artístico de la ciudad condal. Se conserva obra suya en el MACBA y en el museo de la abadía de Montserrat.

En este lienzo Román Ribera va más allá del simple retrato, captando a la protagonista en una actitud de la vida cotidiana, en una escena que transmite naturalismo e instantaneidad. Como en el resto de Europa, el retrato se convirtió en el siglo XIX en el género protagonista por excelencia de la pintura española, como consecuencia de las nuevas estructuras sociales que se implantaron en el mundo occidental a lo largo de esta centuria, encarnando la expresión máxima de la transformación del gusto y la mentalidad de la nueva clientela, surgida entre la nobleza y la alta burguesía adinerada, que tomaría las riendas de la historia en este periodo.

Mientras los círculos oficiales dieron preponderancia a otros géneros artísticos, como la pintura de historia, y el incipiente coleccionismo alentó la profusión de los cuadros de costumbres, el retrato acaparó la demanda de pintura destinada al ámbito más privado, como reflejo del valor de lo individual en la nueva sociedad. Este género encarna la presencia permanente de la imagen de sus protagonistas, para su disfrute reservado en la intimidad de un estudio, al calor cotidiano de un gabinete familiar o presidiendo los salones principales de la casa.

 

 

 

 

 

Pin It
 
 

Más entradas en Lotes Selectos

 
 

Compartir esta entrada



 
 
 
 

Añadir un comentario

required

required

optional


 
 
Síguenos

Recibe las nuevas entradas de este blog en tu mail.

Únete a nuestros seguidores: