// Pareja de ocas de Rogelio Olmedo, hasta el 5 marzo | Setdart Subastas
 

Pareja de ocas de Rogelio Olmedo, hasta el 5 marzo

i'M the real. ACCEDE A SUBASTA

i’M the real. ACCEDE A SUBASTA

34002217

OLMEDO, Rogelio (Zaragoza, 1966).
“I’m the real”.
Pieza única.
En hierro, pátina de cera y esmalte.
Se puede expedir certificado de autenticidad a petición del comprador.
Medidas aprox.: 60 x 50 x 30 cm. y 50 x 50 x 30 cm.
Rogelio Olmedo es un escultor aragonés. Se formó entre Zaragoza, Barcelona, México y Mallorca, donde reside desde 2006. Se diplomó en diseño industrial en la Escuela Massana (Barcelona, 1992). Realizó cursos de forja y escultura en Jacint Nolla, Barcelona. Obtuvo la Beca COPCA, con lo que viajó a México. En 1995 fundó el taller de forja artística La Forja La Una junto a Raúl Sanz en Poleñino, los Monegros. Ganó el primer premio Artesanía de Aragón en 1998 por Cama-Poema Lugar. Ha desarrollado trabajos de escultura aplicada, paisajismo y prestigiosos proyectos de escultura pública: entre otras, las esculturas-trofeo para Fundesa (Huesca, 2004); Megalitos para el Museo de Megalitismo (Huesca, 2004), intervención exterior del Museo del Viento (La Muela, 2003), Memorial a M. Giménez Abad (Jaca 02); “Hermanamiento” en Grañén (Huesca, 1998). De sus exposiciones recientes destacamos las celebradas en la galería Ca’n Dinsky de Son Servera (Mallorca, 2008-2012); Galería Salvador Pastor, Cas Concos (Mallorca, 2011), Espacio cultural Adolfo Domínguez, Puerta Cinegia (Zaragoza, 2011); Galería Wakanegra (Palma de Mallorca. 2010); Galería Ormolú (Pamplona. 2009).

Rogelio Olmedo extrae el impulso de vida que mora en cada ser, ese instinto que nos procura retos insalvables con los que ponemos a prueba nuestra limitada naturaleza. Estos animales de hierro concentran la doble condición de toda fisiología: una energía potencial suprema que contradice la apariencia quebradiza de cada miembro sometido al movimiento. Para lograr el aspecto arcilloso de la fina piel revistiendo una estructura ósea que supura nervio y expresión, Rogelio trabaja primero el esqueleto abocetándolo como si de un dibujo se tratara, ensamblando pequeños fragmentos de hierro, para después irlos soldando con hilo de acero y gas. Queda huella de cada fase del proceso en la obra final, lo que configura ese aspecto astillado y membranoso que caracteriza su trabajo. Esta pareja de ocas contoneándose sobre tacones de aguja son un ejemplo destacado del singular maridaje que el artista celebra entre la imaginaría popular del dibujo animado y el pathos de la escultura clásica.

Pin It
 

Tags: ,

 

Más entradas en Lotes Selectos

 
 

Compartir esta entrada



 
 
 
 

Añadir un comentario

required

required

optional


 
 
Síguenos

Recibe las nuevas entradas de este blog en tu mail.

Únete a nuestros seguidores: