// Juan MARTÍNEZ ABADES (Gijón, 1862 – Madrid, 1920). "Paisaje costero". | Setdart Subastas
 
 

Juan MARTÍNEZ ABADES (Gijón, 1862 – Madrid, 1920). “Paisaje costero”.

MARTÍNEZ ABADES

Lote en subasta;

MARTÍNEZ ABADES, Juan (Gijón, 1862 – Madrid, 1920).
“Paisaje costero”.
Óleo sobre tabla.
Firmado en el ángulo inferior izquierdo.
Medidas: 36 x 50 cm; 49 x 62 cm (marco).

 

Pintor e ilustrador, Martínez Abades inició sus estudios artísticos en el Instituto Jovellanos de Gijón, donde empezó a desarrollar sus extraordinarias dotes para el dibujo copiando obras de la colección de la escuela. En 1880 se traslada a Madrid e ingresa en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, estudios que alternará con las clases particulares que recibía de José Gragera e Ignacio Suárez-Llanos. En 1884, bajo la influencia de Rosales, envió a la Exposición Nacional de Bellas Artes su lienzo “La muerte de Mesalina” (Museo de Bellas Artes de Asturias, Oviedo). Durante los veranos pintaba en Gijón, especializándose en los temas de marinas.

En 1888 se le concede una pensión de mérito de la Diputación de Oviedo para ampliar sus estudios en Roma, ciudad en la que permanecerá hasta 1890. A su regreso se estableció de nuevo en Madrid, aunque siguió viajando a la costa durante los veranos para realizar apuntes del natural. El mismo año de su regreso de Italia presentó a la Exposición Nacional el cuadro “El Viático a bordo”, con el que obtuvo una medalla de segunda clase, lanzándole a la fama en el mundo pictórico hispano. Participó asimismo en las Exposiciones del Círculo de Bellas Artes de Madrid, y colaboró como ilustrador con la revista “Blanco y Negro”.

Siguió concurriendo con asiduidad a exposiciones tanto nacionales como regionales y de especialización temática, siendo de nuevo condecorado con segunda medalla en la Nacional de 1892 y, finalmente, con primera medalla y la Encomienda de Isabel la Católica en la edición de 1901. También participó en exposiciones extranjeras, como la organizada en Berlín en 1891 o la de Chicago en 1893. Sin duda, por lo que Martínez Abades era reconocido en la época era por sus marinas, llegando a considerársele como el marinista por antonomasia del Cantábrico. En el conjunto de su obra las marinas, tanto al óleo como ilustraciones, son muy abundantes y de técnica irreprochable. Sin duda, era el género en el que mejor se desenvolvía teniendo, además, un mercado consolidado en el que dominaba sin posible discusión.

En sus últimos años centró su producción en la ilustración, dejando en un segundo plano la pintura. Sin embargo, su arte sería reconocido por parte de la crítica y el público en una gran exposición antológica dedicada a su obra en el Salón Iturrioz de Madrid en 1913. Juan Martínez Abades está representado en el Museo del Prado, el Provincial de Lugo, el Jovellanos de Gijón, el Jaume Morera de Lleida y el Municipal de San Telmo en San Sebastián, así como en la colección MAXAM y otras tanto españolas como extranjeras.

 

ACCEDE A LA SUBASTA

 

 

Tags: ,

 

Más entradas en Lotes Selectos

 
 

Compartir esta entrada



 
 
 
 

Añadir un comentario

required

required

optional


 
 
Síguenos

Recibe las nuevas entradas de este blog en tu mail.

Únete a nuestros seguidores: