// Escuela flamenca del siglo XVI. Lote 34003577 | Setdart Subastas
Setdart Subastas, contactanos en los Telf: +34 932 463 241 Y 936 247 055 Y en Madrid 91 764 73 26
 
 

Escuela flamenca del siglo XVI. Lote 34003577

LOTE EN SUBASTA

LOTE EN SUBASTA

Escuela flamenca del siglo XVI.
“Descendimiento de Cristo”.
Pintura sobre tabla.
Medidas: 89,5 x 67 cm; 109 x 87 cm (marco).

En esta tabla, de factura flamenca, se representa el episodio del descendimiento de Cristo de la cruz de un modo claro y simple, prescindiendo del máximo de elementos secundarios posible, limitando la composición al primer plano y omitiendo el paisaje. Así, en la escena vemos a Cristo en el centro, ya muerto, que es bajado de la cruz por José de Arimatea y depositado en los brazos de su madre, a quien conforta San Juan Evangelista, situado a su espalda.

Tras los personajes sólo vemos la cruz y la escalera que ha utilizado José de Arimatea para bajar a Cristo, sobre un fondo neutro y claro. Las tres figuras que rodean a Cristo aparecen sufrientes, sus rostros muestran su dolor, y caen lágrimas de sus ojos, claramente representadas con una pincelada casi miniaturista, típicamente flamenca.

Cabe destacar asimismo el aspecto lumínico, muy estudiado y también propio de esta escuela. Se trata de una luz que busca ser natural, evitando los contrastes excesivos y modelando los volúmenes y las formas, evitando en gran parte la excesiva linealidad que caracterizó a la escuela flamenca en la centuria anterior. Esto se aprecia especialmente en los rostros y en la anatomía de Cristo. En cambio, los plegados son aún duros y geométricos, revelando la profunda huella de la escuela flamenca del siglo XV, en especial de Van der Weyden.

Durante el siglo XV, el estilo realista de los Países Bajos influyó mucho fuera, sobre todo en Italia, pero en el XVI el panorama se invierte. El Renacimiento italiano se difunde por Europa, y Amberes se convierte en el centro de la escuela flamenca, desbancando a Brujas y funcionando como centro de penetración de las influencias italianas. De este modo, llegan a los Países Bajos influencias manieristas que se superponen al estilo del siglo XV. Habrá muchos pintores continuadores del estilo de los primitivos flamencos, pero otros se mostrarán tan abiertos a las influencias renacentistas que incluso dejarán de pintar sobre tabla, soporte tradicional de la pintura flamenca, para empezar a hacerlo sobre lienzo como los italianos. Los principales introductores del Renacimiento en los Países Bajos fueron Jan Gossaert (c.1478-1532) y Bernard Van Orley (c.1489-1541), pintores que quizá viajaran a Italia pero que, en todo caso, pudieron conocer el nuevo estilo por otros cauces de penetración, como los cartones que Rafael realizó para la serie de tapices de “Los hechos de los Apóstoles”, tejida en Bruselas, la obra de Durero, que realizó dos viajes a Italia y pasó por los Países Bajos, y la figura de Jacopo de Barbari (c.1445-1515), pintor italiano que viajó a Flandes.

En esta tabla se conjuga, como se ha mencionado más arriba, la tradición flamenca con las novedades italianas de forma equilibrada y armónica. Así, se mantiene el sentido descriptivo y detallista de los primitivos flamencos, especialmente apreciable en el cuidado tratamiento de las telas y en el riguroso dibujo, así como su desarrollo del espacio en base al conocimiento empírico y no a los estudios de perspectiva. También el cromatismo recuerda a las obras de los maestros flamencos del siglo anterior. Sin embargo, los rostros denotan una cierta dulzura de rasgos nueva, heredada de los ejemplos de Rafael y Leonardo, y las anatomías aparecen tratadas con un sentido ciertamente escultórico, dibujístico a la manera flamenca pero más corpóreo y monumental.

 

 

 

Pin It
 

Tags: ,

 

Compartir esta entrada



 
 
 
 

Añadir un comentario

required

required

optional


 
 
Síguenos

Recibe las nuevas entradas de este blog en tu mail.

Únete a nuestros seguidores: