// "Desierto coliseo" de Jaime Rico-Amador: último día en subasta, 8 enero | Setdart Subastas
Setdart Subastas, contactanos en los Telf: +34 932 463 241 Y 936 247 055 Y en Madrid 91 764 73 26
 

“Desierto coliseo” de Jaime Rico-Amador: último día en subasta, 8 enero

Desierto coliseo. ACCEDE A SUBASTA

Desierto coliseo. ACCEDE A SUBASTA

33005940

RICO AMADOR, Jaime (Pamplona, 1978).
“Desierto coliseo”.
Técnica mixta (acrílico y acuarela) sobre tabla.
Tabla montada en bastidor de 4cm. acabado en blanco.
Lleva un listón de protección de 1 cm.
Se puede expedir certificado de autenticidad a petición del comprador.
Medidas: 121 x 86 cm.
Jaime Rico Amador se licenció en Bellas Artes en la Universidad Complutense de Madrid (2004). Obtuvo grado medio en la Escuela nacional de arte Villa Arson, Niza. En 2010 fue galardonado con el Premio de pintura Villa de Aoiz. Entre sus últimas exposiciones individuales destacamos las celebradas en las galerías Mdv (2012) y Mala Madrid (2010), en la Ormolú de Pamplona (2006, 2008, 2010), Artevistas de Barcelona (2008), Nave 10 de Valencia (2008), Entre las colectivas citamos las celebradas en la galería Paz Feliz de Madrid (2011), Muz-Martínez de Alicante (2011) y Ormulú (2011).

En las ciudades postindustriales las telarañas globales de redes y circuitos conviven con mastodóntica arquitectura industrial. Jaime Rico Amador reflexiona sobre la desorientación del transeúnte inmerso en junglas de acero y fibra óptica. A ello dedicada cada una de sus series pictóricas: en unas incide en los flujos humanos, otras están dedicadas a los niños, otras repasan la estética post-apocalíptica que nos brindaron películas míticas como Metrópolis y Blade Runner. La suma de todas ellas ofrece una visión poliédrica del entorno urbano. En sus pinturas, embalsama el tiempo y estratifica el espacio, resultando de ello una amalgama de ruinas romanas, edificios medievales, arqueología industrial… El pasado deja una pátina indeleble sobre un presente que se construye día a día, y denota una fiebre constructiva que encubre esa desconfianza en el porvenir. Ello se aprecia sobre todo en la serie “Desierto rojo”, a la que pertenece la pintura que aquí mostramos, y que toma su nombre de la película homónima de Antonioni. Como Mónica Vitti en este film, los transeúntes de las ciudades de Rico Amador se sienten perdidos, engullidos por el entorno caótico.

Pin It
 

Tags: , ,

 

Más entradas en Artículos

 
 

Compartir esta entrada



 
 
 
 

Añadir un comentario

required

required

optional


 
 
Síguenos

Recibe las nuevas entradas de este blog en tu mail.

Únete a nuestros seguidores: