// Barroco exuberante en el Guggenheim de Bilbao | Setdart Subastas
Setdart Subastas, contactanos en los Telf: +34 932 463 241 Y 936 247 055 Y en Madrid 91 764 73 26
 

Barroco exuberante en el Guggenheim de Bilbao

La «Cerda», de Paul MacCarthy

La «Cerda», de Paul MacCarthy

La exposición Barroco exuberante. De Cattelan a Zurbarán: Manifiestos de precariedad vital presenta obras contemporáneas junto a pinturas del siglo XVII, desligando el concepto de Barroco de su percepción tradicional y de sus clichés formales. Alejándose de la pompa, la ornamentación y los dorados, la muestra se centra en el Barroco como manifestación de una vitalidad precaria, una precariedad exaltada, redescubierta, perdida, proyectada y amenazada por la muerte.

El Barroco normalmente se asocia con el dinamismo, la sensualidad, el exceso y la teatralidad, y se aleja de la apacible solemnidad de las formas clásicas. Sin embargo, el Barroco también fue una época de inestabilidad y de desmoronamiento del orden establecido. El historiador del arte Erwin Panofsky, acertó a ver en el Barroco “la victoria del subjetivismo, que se propone expresar sufrimiento y humor en la misma medida”.

La selección de pinturas barrocas y obras contemporáneas para la exposición ofrece una aproximación a la vida real para configurar un universo de contrastes donde imperan el ilusionismo, el hiperrealismo y el anhelo de una vitalidad exaltada.

Desde el presente, Barroco exuberante vuelve la vista hacia la historia y se adentra en temas como lo rústico, lo sencillo, lo religioso, lo sensual, lo grotesco, lo burlesco y lo viril. La exposición elude las analogías temáticas o formales más evidentes y opta por presentar obras barrocas y contemporáneas en un montaje de inspiración cinematográfica en el que pasado y presente, con sus diferencias y similitudes, conviven para enriquecerse mutuamente y generar nuevas interpretaciones.

Urs Fischer.

Urs Fischer.

Con humor e ironía, se establecen relaciones entre la obra ‘Bodegón con cerdo’ de José de Ribera (1591-1652) y la ‘Cerda’ de Paul McCarthy (1945). Frente a ellas, la obra de Maurizio Cattelan (1960), formada por la escultura de una mujer que aparece embalada dentro de una caja, da paso el espacio dedicado a ‘Mitología y exaltación de la virilidad masculina’.

Destacan también ‘Susana y los viejos’ de Francesco Capella (1711-1774); ‘La negra del mundo’, en la que Glen Brown (1966) hace referencia a una Susana sin cabeza y con el cuerpo lacerado. ‘Lo burlesco y lo grotesco’ es uno de los espacios en los que se puede apreciar claramente la idea de la exposición. En ‘La alegre compañía’, Bartolomeo Passerotti (1529-1592) convierte a los protagonistas “en auténticos animales. Son personajes grotescos y exagerados junto a verduras utilizadas por el pintor para hacer referencias sexuales”, señaló Lucía Aguirre.

La animación de figuras de plastilina de Nathalie Djurberg y Hans Berg o la instalación en la que se muestra ‘Temp Stop 2009-10’, el vídeo de Ryan Trecartin y Lizzie Fitch con unos personajes absurdos que viven a través de la red, transmiten la realidad contemporánea de un mundo de excesos. Una gran cama destrozada de Urs Fischer, en torno a la cual se plantean muchas preguntas, preside el espacio.

Barroco exuberante : De Cattelan a Zurbarán. hasta el 6 de octubre, 2013.

En el Museo Guggenheim de Bilbao

Pin It
 
 

Más entradas en Recomendaciones

 
 

Compartir esta entrada



 
 
 
 

Añadir un comentario

required

required

optional


 
 
Síguenos

Recibe las nuevas entradas de este blog en tu mail.

Únete a nuestros seguidores: