// Pareja de arcas de boda. Cataluña, siglo XVII. | Setdart Subastas
 
 

Pareja de arcas de boda. Cataluña, siglo XVII.

35015748-(100)

Lote en subasta:

Pareja de arcas de boda; Cataluña, siglo XVII.
Madera de nogal y marquetería de limoncillo.
Medidas: 62 x 139 x 53 cm.

 

Pareja de arcas de boda, una de la novia y otra del novio, construidas en nogal y decoradas con tallas y marquetería de limoncillo, representando paisajes y motivos florales. Constan de tapa superior abatible, frente y laterales ricamente ornamentados y base destacada mediante molduras, alzada sobre cuatro patas talladas en forma de garra felina. Los frentes están compartimentados a base de pilastras talladas que flanquean paneles de marquetería. Se trata de la compartimentación tripartita típica del arca de boda catalana, y sólo el panel derecho es practicable, una puerta que oculta tres cajones en su interior.

El arca es el mueble más importante en toda Europa ya desde el románico, y gozará de un especial auge a finales del periodo gótico y durante el siglo XVI, hasta que finalmente sea sustituida como mueble de representación por el bargueño. Las que aquí presentamos pertenecen al grupo de las llamadas en los documentos “arcas embasadas de moldura, que dicen barcelonesas”, propias de Cataluña, Aragón, Baleares y Valencia en el siglo XVI. Es un tipo de arca muy diferente a la contemporánea francesa, aunque similar a la italiana. Pese a que tienen su origen en la Corona de Aragón (en concreto en Barcelona, según su nombre), hoy sabemos que se realizaron en toda España, dado que las ordenanzas gremiales de la época de Carlos I dictan la forma de hacerlas. Se trata, en todo caso, de arcas de esponsales, llamadas también “caixas de novia”, que formaban parte indispensable en el ajuar en las bodas.

Respecto a su tipología, todas presentan una base moldurada troncopiramidal (de ahí el término de “embasadas”), y su construcción es engañosa, aparentando al exterior una estructura de bastidor y paneles que sin embargo no lo es, puesto que está construida con tableros enterizos ensamblados, una característica típica del norte de España en este momento. Existieron diferentes variantes según el tamaño y el número de recuadros que se sitúan en el frente: dos en las más pequeñas, tres en las medianas y cuatro o más en las de mayor tamaño. De hecho, el arca podía ser tan larga como la pared en la que se colocaba.

En algunos casos el recuadro del lado derecho era una puerta, con cajones al interior, tal y como aquí vemos. Todos eran cajones funcionales excepto el superior, al que se accedía abriendo la tapa, como aquí vemos. Una peculiaridad de este tipo de arcas de modelo barcelonés es que solían presentar la cara interna de la tapa decorada, lo que hace pensar que se abrirían durante la boda, dejándose abiertas para exponer el ajuar. En el caso de estos ejemplos el interior de la tapa no presenta marquetería, aunque sí un perfecto acabado y una bella pátina. En el caso de las arcas ya de estilo avanzado, como estas dos, las tallas góticas que separaban originalmente los paneles se sustituirán por pilastras. Estas arcas solían estar decoradas con pintura o dorado. Aquí, en cambio, vemos marquetería de limoncillo, una técnica más propia del mueble barroco.

 

ACCEDE A LA SUBASTA

 

 

 

Pin It
 

Tags: , ,

 

Más entradas en Lotes Selectos

 
 

Compartir esta entrada



 
 
 
 

Añadir un comentario

required

required

optional


 
 
Síguenos

Recibe las nuevas entradas de este blog en tu mail.

Únete a nuestros seguidores: